Cómo tener un historial crediticio positivo

Cómo tener un historial crediticio positivo

La crisis económica que ha azotado a Europa en los últimos años y especialmente a España ha generado cambios en los hábitos de los ciudadanos. Anteriormente a la crisis muchos solían utilizar la tarjeta de crédito para el consumo y no para emergencias y a tener un alto gasto lo que no quedaba casi nada para el ahorro.

  Con la intensificación de la crisis muchos fueron perdiendo su historial crediticio pues no tenían liquidez para pagar las deudas lo que aumentó el nivel de morosidad en los ciudadanos.

   Lo cierto es que los efectos de la crisis financiera aún siguen, y aunque las cosas han mejorado con el paso de los años hay que tener mucho cuidado a fin de no caer en las temidas listas de morosos que pueden afectar tu vida financiera por mucho tiempo y hacer que pierdas muchas oportunidades no solo de financiamiento sino también para acceder a buenos negocios.

  En este artículo te traemos algunos consejos para que tengas un historial crediticio positivo y puedas alcanzar todos tus objetivos financieros.

  1. Maneja de forma eficiente tu línea de crédito. A veces cuando pagamos un crédito y tuvimos buen historial de crédito los bancos nos ofrecen otros créditos de mayor valor. Es una tentación pero debemos preguntarnos si en realidad lo necesitamos en el momento. Estamos saliendo de una deuda, es necesario analizar si es prudente tomar otro y de mayor cantidad.
  2. Es importante que monitorees tu calificación en el buró de crédito. Si eres preocupado en este tema de seguro lograrás tener un buen historial crediticio. Debes cuidar tus hábitos de compra, tu conducta de pago y poseer madurez al momento de solicitar los créditos. Siempre al realizar una compra pregúntate si necesitarás ese producto y qué puede cambiar si no compras dicho producto. Si no pasará nada entonces no lo necesitarás.
  3. Trabajar en base a presupuestos. Es importante que diseñes un presupuesto tanto de gastos como de ingresos y logres ahorrar al menos un 10% de tus ingresos mensuales para emergencias y contar con un fondo que te permita cubrir todo tipo de imprevistos no solo familiares ni de salud sino relacionados con tu misma actividad profesional y financiera.
  4. Recurrir al crédito solo cuando sea estrictamente necesario. Los créditos son tentadores y más cuando tenemos publicidad invasiva para que caigamos en el consumo pero son productos que debemos analizar con cautela. Las tasas de interés, las comisiones, las condiciones, los plazos, entre otros,. Los créditos se justifican en caso de emergencias, inversiones, entre otros pero nunca para el consumo, pudiera ser contraproducente. En la actualidad han surgido los créditos online los cuales en muchos casos resultan ser una oferta engañosa.

  Para lograr un buen historial crediticio se necesita disciplina, autocontrol y prudencia. Además, se debe ser muy organizado en sus compras, sus gastos, y manejar de forma eficiente sus ingresos sin dejar de lado el ahorro. Es tu responsabilidad mantenerte con un buen historial crediticio pues esto puede abrirte muchas oportunidades en el futuro.

Los comentarios están cerrados